Por múltiples razones de vulneración de derechos los niños, niñas y adolescentes deben ser protegidos por el Estado (ICBF) para que sus derechos sea restituidos.

 

Muchos de los niños y niñas que llegan a ICBF son puestos en condición de adoptabilidad, pero no todos son adoptados. Los que no son adoptados deben crecer en un centro de protección hasta cumplir la mayoría de edad. 

 

Al cumplir la mayoría de edad, los ahora jóvenes, presentan mayor vulnerabilidad dado que durante su proceso de protección han adquirido pocas herramientas para fortalecer sus habilidades para la vida y requieren de acompañamiento durante la transición de la vida institucionalizada a la vida independiente, acompañamiento que no está estructuralmente definido. 

 

Bajo estas condiciones, el joven al egresar y enfrentar la vida es vulnerable a drogadicción, prostitución, indigencia, actividades violentas y delincuencia.

 

Después de vivir estas situaciones y ver cómo otros las han vivido, optamos por hacer algo al respecto. 

6.652

gallery/presentación ascep juliana
Modelo Metodológico

Nuestro modelo está enfocado al fortalecimiento del ser como base para que los jóvenes que egresan del sistema de protección puedan gestionar su proyecto de vida y puedan superar barreras. 

 

Consideramos que una persona que egresa del sistema de protección estatal puede superar las barreras sociales siempre que tenga como mínimo un referente, es decir una persona en quien apoyarse, algo para hacer, es decir que tenga la oportunidad de desempeñarse en algo que le agrade y finalmente, un espacio.

 

Pero antes de todo esto, se debe desarrollar un trabajo que implique que el joven conozca y se integre a su entorno.

gallery/fondo presentacion 2019
DESAFÍO
NUESTRO

JÓVENES aPROXIMADAMENTE SE ENCUENTRAN EN PROCESO DE EGRESO DEL SISTEMA DE PROTECCIÓN Y REQUIEREN DE ACOMPAÑAMIENTO EN LA TRANSICIÓN DE LA VIDA INSTITUCIONALIZADA A LA VIDA ADULTA INDEPENDIENTE.